Danzad Malditos

el baile es vida, el baile es comunicación

Menú Cerrar

Buena Vista para el éxtasis

En este nuevo post te dejo una maravilla si te gusta la música cubana. Se trata del nacimiento de la fantástica orquesta Buena Vista Social Club en la década de los noventa del siglo pasado. Pero Buena Vista Social Club no sólo es una orquesta. Originalmente, fue un club social de mestizos fundado en 1932 en el Barrio de Buena Vista en La Habana. Y también fue el nombre de una canción, concretamente de un danzón que compuso Orestes López, padre de Israel López “Cachaito”, músico de la Orquesta Buena Vista Social Club.

La orquesta Buena Vista Social Club nació por pura casualidad. El productor y guitarrista estadounidense Ry Cooder viaja en 1996 a Cuba interesado en contactar con músicos africanos. Recordemos que una de las bases de la música latina son los ritmos africanos. Pero estos músicos no llegaron por problemas con el vuelo.

Una vez en Cuba, y gracias a la insistencia del director Juan de Marcos González, conoce a varios fantásticos músicos cubanos caídos en el olvido. Dos años más tarde, vuelve a Cuba y realiza una película documental donde reúne a estos músicos y graba un CD llamado “Buena Vista Social Club”, álbum merecedor de un Grammy. El documental fue dirigido por el director de cine Wim Wenders actuando Ry Cooper como productor.

El proyecto Buena Vista Social Club fue concebido bajo la batuta y dirección de Juan de Marcos González y que se puso como objetivo la realización de unos conciertos cuyo éxito o fracaso marcarían el futuro de la orquesta. Londres, Amsterdam, Nueva York, …., y hasta la actualidad, porque….literalmente arrasaron.

Buena Vista Social Club rescató del olvido a la música cubana y la relanzó al mundo (para nuestra suerte).

Desde estas líneas nuestro homenaje a los maravillosos Ibrahim Ferrer, Compay Segundo, Barbarito Torres, Carlos González, Juan de Marcos González, Manuel “Guajiro” Mirabal, Eliades Ochoa, Filiberto Sánchez, Omara Portuondo, Amadito Valdés, Alberto Virgilio Valdés, Lázaro Villa, Jesús “Aguaje” Ramos, Rubén González, Orlando “Cachaito”López, Pío Leiva, Manuel “Puntillita” Licea.

Te dejo el enlace al concierto que dieron en Nueva York, en el Carnegie Hall con los componentes originales de la Orquesta Buena Vista Social Club y también un tributo realizado en Argentina a la orquesta donde se explica parte de su historia y se tocan algunas canciones por los componentes actuales.

“Conoce el origen de la música que bailas y la disfrutarás más”

Te dejo también los enlaces a la web y a su facebook

WEB oficial http://www.buenavistasocialclub.com/

Facebook https://www.facebook.com/orquesta.buena.vista.social.clubR/

 

LA BAILARINA DE BALLET Y LAS ALETAS DE HOMBRE RANA

EL SECRETO ESTÁ EN LOS DETALLES por Nacho Lluch

Imaginemos la escena: Estamos en un teatro fantástico donde asistimos maravillados a las evoluciones de los bailarines del Bolshói interpretando El Lago de los Cisnes. Los bailarines, con la gracilidad que se les supone, van evolucionando por el escenario, con sus movimientos en ocasiones imposibles, con sus saltos, sus vueltas, ….. Pero de repente, sale una bailarina con aletas de hombre rana, intentando dar vueltas sobre si misma.

Lo primero que pasará por tu cabeza si estás leyendo estas líneas es: No va a poder, es imposible que, con aletas de hombre rana en los pies, pueda dar ni siquiera una vuelta.

Y estarás en lo cierto. Pero vayamos más allá. Seguro que, también pensarás que no podrá dar vueltas porque con las aletas, no podrá girar. No se te pasará por la cabeza que, no puede dar vueltas, porque no sabe dar vueltas. Independientemente de si sabe o no dar vueltas, no va a poder si no se quita las aletas.

El secreto está en los detalles, en el detalle de no llevar el calzado adecuado, tan simple como eso. Por muy buena técnicamente que sea esta bailarina, no podrá dar vueltas con las aletas de hombre rana en sus pies.

Esto que parece surrealista, se ve continuamente en las clases de baile de salón.

Claro está nadie viene a bailar con aletas de hombre rana, pero sí con zapatillas de deporte por ejemplo, o cometiendo errores técnicos que, bien por tener delante un profesor/a inadecuado/a no formado técnicamente o bien por dejadez del propio alumno, le impiden evolucionar en el aprendizaje del baile.

Los detalles lo son todo en el aprendizaje y lo mejor de todo es que el trabajar los detalles es “sólo” un esfuerzo mental.

Alumnos que son incapaces de girar mientras bailan. Quizás tengan una mala técnica o quizás solo se trate de que, en vez de zapatillas de deporte, traigan el calzado adecuado para la actividad que están aprendiendo, un calzado que le permita realizar de forma correcta los movimiento que necesite realizar.

Pero el tema del calzado es uno más de los detalles que intervienen. Cómo colocamos el pie, como cargamos el peso durante el paso, la orientación de la cadera, donde miramos cuando terminamos uno de los movimientos, etc. Estos detalles, marca la diferencia entre un baile vulgar y sucio, o un baile limpio y DOMINABLE por los bailarines.

Y el aprendizaje y mejora en estos detalles va a depender de la predisposición que tenga el alumno a esforzarse por aplicar la técnica de forma correcta. No es necesario tener que competir para mejorar la técnica de nuestro baile. Mejorar la técnica me ayudará a que mis movimientos mejoren, que los marcajes sean más precisos y un largo etcetera que me encaminará a que mi baile sea más DOMINABLE, es decir, que la pareja pueda hacer su baile como ella quiera, sin depender de figuras o si nos caemos o no después de intentar dar una vuelta….

Una pareja que no se preocupe de la técnica tendrá un baile sucio, pesado,…., simplemente porque no domina la evolución de sus movimientos.

El profesional que esté al frente de la clase es el responsable de inculcar esta dinámica en sus alumnos. Fijarnos en el aprendizaje de figuras y no de una técnica correcta es un error.

La Milonga

Para todos aquellos que no estén familiarizados con esto del baile, una milonga es un engaño, una mentira (“No me cuentes milongas”) o incluso una trifulca, una riña (“Se armó la milonga”). En nuestro caso, además de esta acepción de la palabra, existen otras relacionadas con el baile.

Las que nos van a ocupar a nosotros son las que tienen que ver con el baile de salón, concretamente con lo relacionado con el Tango Argentino, baile que todo el mundo conoce, por lo menos de oídas.

Una Milonga pueden ser dos cosas, fundamentalmente. Por una parte entendida como evento, es el lugar donde se va a bailar indistintamente tango argentino, milonga y vals criollo, una especie de verbena donde se baila fundamentalmente estos tres estilos relacionados con el tango argentino. Y por otra, y es la que nos va a ocupar, es un estilo musical y de baile relacionado con el tango.

SU HISTORIA

La palabra Milonga significa palabrerío en lengua quimbunda, lengua hablada por los esclavos traídos de algunas regiones de Angola y que se extendieron por Brasil, Argentina y Uruguay. Para entenderlo mejor, tenemos que situarnos en el año 1852 y concrétamente, en la provincia argentina de Entrerrios y las guerras que en ella sucedieron entre Justo José de Urquiza y Juan Manuel de Rosas. Parte del ejército de Urquiza, el bando vencedor, eran soldados brasileños, los cuales cantaban guajiras acriolladas en tono burlesco a los soldados argentinos vencidos del ejército de Rosas. Éstos, entonaban a su vez una suerte de largos versos sobre una misma melodía que se repetía hasta el final, quizá inentendible para los brasileños y que por tanto llamaban “palabrería”, es decir, milonga.

El origen como música y baile de la milonga actual, relacionada con el Tango, tenemos que buscarlo en la Milonga Campesina. Esta tiene elementos afro y criollos en su base rítmica y también, como era normal en los ritmos americanos de esa época y posteriores, de ritmos europeos y fundamentalmente españoles.

Podríamos localizar el origen de la milonga en España, en el siglo XII con músicas con compás alterno (6/8-¾), constantemente cambiante por tanto, evolucionando hasta el siglo XVIII con la Tirana. Este género fue “exportado” a Cuba donde fue adoptado, tomando características propias y pasando a llamarse Guajira (campesina). La Guajira, a su vez, fue llevada a España, donde, tras aflamencarse, fue llevada a Argentina sobre los años veinte del siglo XIX (1822-1830).

Esta Guajira aflamencada se adaptó y formó la llamada milonga antigua que se popularizó muchísimo surgiendo numerosos cantantes de milongas, ya durante los años 1860 y siguientes.

Cabe destacar que, dada la dificultad que los guitarristas argentinos tenían al interpretar este ritmo ya mencionado de 6/8-¾, cambiaron a 2/4-¾ pasado el 1870. Este último cambio es lo que propició la adaptación definitiva de la guajira aflamencada a las características propias de las tierras argentinas, naciendo la milonga pampeana, en su origen sólo destinada a ser cantada y no bailada.

Este ritmo fue introducido en algún salón de baile a finales del siglo XIX convirtiéndola en bailable, punto a partir del cual, los músicos empezaron a transformarla, a estilizarla, siendo en su origen sólo instrumental. Esta deriva de la milonga pampeana se vino a llamar Tango (¿te suena?), aunque originalmente era llamado tango-milonga antiguo. 

Una vez iniciada esta transformación, de la milonga pampeana en tango-milonga antiguo, fué mezclado con el ritmo en auge en ese momento (años 1880-1890), el Tango procedente del Tango Andaluz con mezcla e influencias de habaneras, candombe, mazurca, vals, etc. Esta mezcla y posterior evolución, necesaria para sacar a este tango de los prostíbulos y ambientes arrabaleros, da origen al Tango tal cual lo conocemos en este momento. Por tanto, podemos decir que el tango actual tiene, en parte, su origen en la milonga pampeana o campesina.

Antes de continuar debemos añadir, un componente fundamental en la receta de la milonga primitiva, que es el candombe, formado a partir de viejos ritmos africanos, que le da parte de su personalidad, de tal suerte que, algunos autores dicen que la milonga antigua proviene directamente del candombe. Pero también debemos decir que los historiadores, llegan a decir, cuando la milonga era el ritmo popular en el Río de la Plata en 1886, que tenía semejanza con las saetas andaluzas.

La milonga, tal cual la conocemos en los salones de baile, no es la milonga campesina. Hemos quedado que la milonga campesina dio, en parte, origen al actual Tango. La milonga actual, llamada también Milonga Ciudadana o Urbana, es un subgenero del Tango, siendo más rápida que la Milonga Campera, asemejándose a un tango rápido.

Sebastián Pineda compuso por primera vez una pieza con este nuevo estilo, denominada Milonga Sentimental, en el año 1931, junto con Homero Manzi como letrista, siendo la primera milonga urbana. Pineda rescató los indicios que la milonga campera había dejado en el actual tango y los transformó creando este nuevo subgenero al que se le llamaría Milonga Ciudadana.

Por tanto, la Milonga Campera influyó en el nacimiento del Tango actual, mientras que la Milonga Ciudadana o Urbana es hija del propio Tango.

Fernando Jorge y Alexandra Baldaque bailando en la milonga de Tango Peñíscola

¿Y CÓMO SE BAILA?

La Milonga mezcla pasos específicos de Milonga con pasos de Tango, adaptando estos últimos al ritmo y a la forma peculiar de andar que tiene la milonga. No todas las combinaciones de tango se pueden pasar a la milonga, ya que la milonga requiere cierta fuerza en la pisada.

Consideramos dos combinaciones básicas para bailar la milonga: La baldosa (combinación de 6 pasos) y la base del tango de 8 tiempos, tanto en sus versiones  simples (cerrando al final) o caminadas (uniendo las diferentes combinaciones sin cierres).

La caminada de milonga incluye un ligero balanceo de la pareja hacia los lados, movimiento que debe hacerse con moderación.

Os incluyo algún ejemplo de la música de milonga:

Y unos ejemplos de milongas camperas

Y ahora, algo de milonga moderna (también llamada electrónica):

Y, como no, ejemplos de grandes maestros bailando milonga:

© 2018 Danzad Malditos. Todos los derechos reservados.

Tema de Anders Norén.